Bancarrota

bancarrotaLa bancarrota o quiebra es el remedio jurídico para cuando una persona o empresa no tiene los recursos económicos necesarios para hacer el pago de sus deudas. Por medio de este remedio los deudores pueden deshacerse de la mayoría de sus deudas; se pueden detener ejecuciones hipotecarias, deudas acumuladas, demandas por cobro de dinero y el acoso de los acreedores.

La ley contiene dos capítulos aplicables a los consumidores, el Capítulo 7 conocido como liquidación total y el Capítulo 13 conocido como reorganización económica.

Capítulo 7 – Liquidación Total

Bajo el Capítulo 7, los deudores pueden eliminar la mayoría de sus deudas aunque no todas las deudas van a ser borradas, el Capítulo 7 permite que el deudor empiece de nuevo y disminuya la mayoría de la deuda.

El Capítulo 7 es conocido como liquidación, porque el fideicomisario de bancarrota se encargará de vender la mayoría de sus bienes para cubrir parte de la deuda. Sin embargo, las leyes de bancarrota le permiten mantener hasta $4,000 de liquidez. Los deudores que han presentado una bancarrota no podrán volver a solicitar la protección bajo el Capítulo 7 en 8 años. Para este proceso se  requiere examinar los medios  financieros con los que cuenta el deudor para así poder determinar la elegibilidad para la bancarrota bajo el Capítulo 7. Si los ingresos y liquidez no sobrepasan el nivel promedio (determinado por el examen de medios financieros) la persona será elegible para el remedio bajo el Capitulo 7. Si el deudor no es elegible para la bancarrota bajo el Capítulo 7, entonces el Capítulo 13 de la ley podría ser aplicable a su caso.

Capítulo 13 - Reorganización Económica

La Bancarrota Capítulo 13 le permite a la persona consolidar sus deudas mientras hace pagos mensuales convenientes al síndico. Se propone un plan de pago el cual repaga la deuda en un período de 3 a 5 años. Las deudas garantizadas son pagadas al 100% del valor total, mientras que las deudas no garantizadas pueden ser pagadas en menos del 100% del valor total.

La persona recibe un descargo bajo el Capítulo 13 una vez se complete el plan de pago. Para calificar para la quiebra bajo el Capítulo 13, el deudor debe tener un ingreso mensual que exceda sus gastos mensuales para así financiar el plan.

El uso más común de la Bancarrota Capítulo 13 es para repagar los atrasos de una hipoteca. En estos casos se detendrá una ejecución de hipoteca y le permitirá al deudor reorganizar su deuda, en caso de que no haya ocurrido la ejecución de la hipoteca. Otro uso común  es reorganizar otras deudas garantizadas tales como vehículos. Un vehículo financiado puede ser reorganizado a través de la presentación de la bancarrota Capítulo 13 la cual podrá disminuir el pago mensual. En algunos casos, la compañía que financia el vehículo recibirá menos de lo que se debe en el contrato. En cualquier caso, el deudor puede continuar siendo el dueño y operar el vehículo siempre que se hagan los pagos correspondientes al síndico del Capítulo 13.

Finalmente, todas las otras deudas se pueden reorganizar bajo el Capítulo 13. Se detienen los intentos de cobro, demandas, embargos y ejecuciones de hipotecas. En esencia se le proporciona al deudor los medios para repagar toda, o una porción de sus deudas por un período de tiempo de 3 a 5 años.

Llame hoy a Hispano Law Group, Ltd. para determinar  la opción más adecuada para su caso.