Inmigración y matrimonios del mismo sexo

Por: Lcdo. Gilberto A. Rodríguez
Hispano Law Group, Ltd.
Tomado de Periódico La Prensa de Chicago

A pesar de que varios estados ya reconocían el matrimonio igualitario desde hace varios años, la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA, Defense of Marriage Act), firmada en 1996, establece que para fines del gobierno federal un matrimonio era solamente la unión entre un hombre y una mujer. Esta ley prohíbe al gobierno federal tratar, por cualquier motivo, a las relaciones de parejas del mismo sexo como si fueran matrimonios, de esta forma limitando los derechos de estos matrimonios a nivel nacional.

Esto excluía a los matrimonios igualitarios o parejas del mismo sexo, de más de mil beneficios otorgados por el gobierno federal a parejas heterosexuales casadas. Entre los beneficios federales que se reconocen a parejas casadas está el relacionado a la Inmigración, que es particularmente importante en nuestra comunidad hispana.

Como regla general, un ciudadano americano puede solicitar que su cónyuge extranjero se pueda convertir en Residente Legal en Estados Unidos. Pero a partir de la ley de 1996, el Departamento de Inmigración le negaba ese derecho a un ciudadano americano casado legalmente con un extranjero de su mismo sexo. Finalmente el Tribunal Supremo de Estados Unidos rectificó esta injusticia al declarar inconstitucional a la ley DOMA en la parte que define el matrimonio solamente como la unión entre un hombre y una mujer. Esta decisión histórica del Tribunal Supremo de Estados Unidos tuvo el efecto inmediato de permitir a los matrimonios del mismo sexo a acceder a los beneficios del gobierno federal que antes les estaban negados. Entre estos, el derecho de un ciudadano americano de solicitar la Residencia Legal para su cónyuge extranjero.

El estado de Illinois, incluso después de la decisión del Tribunal Supremo, todavía no reconocía el matrimonio igualitario, lo que causaba el inconveniente de que las parejas del mismo sexo tenían que viajar a otros estados para poder contraer matrimonio, siendo Iowa el estado más cercano a nuestra región que permite el matrimonio igualitario. Pero, desde el 1ro de junio de 2014, Illinois se sumó a los otros 18 estados de Estados Unidos en posibilitar el matrimonio igualitario.

El hecho de que exista un matrimonio no garantiza que una persona extranjera pueda convertirse en Residente Legal de Estados Unidos, pero ahora las parejas gays y lesbianas tienen los mismos derechos para obtener este beneficio. Para conocer más detalladamente los requisitos necesarios para solicitar la Residencia Legal en Estados Unidos por medio del matrimonio, lo más recomendable es tener una consulta con un abogado que analice la situación individual de la persona interesada. Recuerde que siempre es importante la asesoría de un abogado que se concentre en temas de Inmigración para estos casos y que en Illinois los notarios no son abogados y no pueden proveer asesoría legal.

Si tiene alguna pregunta o sugerencia relacionada a temas de inmigración, la pueden hacer llegar a grodriguez@hlgchicago.com y la discutiremos en los siguientes artículos.